AHORA EN VIVO
El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

El fenómeno que está empujando a los centroamericanos hacia EEUU
El fenómeno que está empujando a los centroamericanos hacia EEUU

La caravana de migrantes centroamericanos que atravesó hace unas semanas todo México para llegar a la frontera y solicitar asilo en Estados Unidos, una similar que realizó ese recorrido la primavera pasada y en realidad muchos miles de migrantes que han salido en años recientes de Centroamérica rumbo al norte han sido impulsados por la urgencia de escapar de la violencia y la miseria en sus países de origen.

Para muchos de esos migrantes y sus familias, la decisión ha sido literalmente una cuestión de vida o muerte.

Ver fotos
Muchos de los centroamericanos que han huido de sus países y cruzado México para tratar de llevar a EEUU y pedir asilo huyen de la violencia y, también, de la inseguridad alimentaria en sus países de origen. (Reuters)

En paralelo a esa cruda realidad, existen otros factores que la han catalizado y que son también motores de la migración presente y futura en un fenómeno que en cierto modo prefigura una ominosa posibilidad para toda la región y muchas otras zonas del mundo. Como expertos explican para Truthout, fenómenos meteorológicos muy severos –sobre todo largas sequías y devastadoras inundaciones ocasionales– han sido factores que han agudizado las condiciones de pobreza y tensión en Centroamérica durante buena parte de esta década.

Y se afirma que esos desarreglos meteorológicos –vinculados a fenómenos de El Niño y La Niña más fuertes y erráticos– son consistentes con predicciones que científicos han hecho en torno al cambio climático y que podrían agudizarse aún más. Por ejemplo, áreas que son proclives a la sequía, se indica en Thruthout, podrían volverse aún más secas y áreas donde se registran inundaciones las podrían sufrir de modo aún más severo.

En el caso de Centroamérica, esos patrones climáticos habrían alterado la agricultura en Guatemala, Honduras y El Salvador de modo punzante, al grado que la pérdida de fuentes de alimentación han ahondado la crisis en esos países. La revista National Geographic presentó hace unas semanas los casos de campesinos guatemaltecos que, cuentan ellos mismos, lo perdieron todo por las persistentes sequías. “Si las cosas no mejoras, estaremos obligados a migrar a otra parte, no podemos seguir así”, comentó el campesino Eduardo Méndez López a la citada revista.

La migración de guatemaltecos, así, se ha incrementado sustancialmente desde 2014, de acuerdo a datos de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Junto a la violencia, la inseguridad alimentaria provocada por la severidad de las condiciones meteorológicas en el triángulo del norte de Centroamérica es, de acuerdo a expertos, una de las causas de fondo de la crisis en esos países y de la urgencia de muchos de sus habitantes por salir de allí y emprender el difícil e incierto camino rumbo a Estados Unidos.

Literalmente, muchos de ellos huyen del hambre. “La principal razón por la que la gente se está moviendo es porque no tienen nada que comer. Esto tiene una fuerte relación con el cambio climático, estamos viendo una tremenda inestabilidad climática que está cambiando radicalmente la seguridad alimentaria en la región”, dijo Robert Albro, investigador de la American University, a The Guardian.

Albro incluso afirma que la severa violencia e inseguridad que agobia a esos países de Centroamérica, y que en sí es motivo de los migrantes para huir de allí, ha opacado la realidad de que muchos de ellos también escapan de una situación severa de inseguridad alimentaria. Y Truthout cita un reporte del Programa Mundial de Alimentos de la ONU que encuentra una fuerte conexión entre inseguridad alimentaria y migración en el triángulo del norte de Centroamérica y señala que sequías y otras alteraciones vinculadas a El Niño han dañado severamente la agricultura de la región y reducido las posibilidades de ingreso para muchas personas.

En ese reporte se recogen datos que indican que el 65% de los migrantes centroamericanos –un 50% de ellos campesinos– que fueron devueltos a su país por las autoridades mexicanas decidieron emigrar por falta de empleo y problemas económicos, que en el contexto del campo implica cosechas perdidas o insuficientes y falta de acceso a alimentos para la subsistencia.

Así, la pobreza de la que huyen miles de personas, entre ellas las que han integrado la caravana migrante, es también una cuestión de vida o muerte para muchos de ellos: escapar del hambre y la malnutrición.

Ver fotos
Graves sequías, efecto de desarreglos provocados por el cambio climático, podrían agudizarse en el futuro. Muchos ya huyen del hambre producida por el colapso de la agricultura y migran al norte, un fenómeno que podria agravarse con severo costo humano. (Reuters)

En ese sentido, para atender las causas que generan la migración desde Centroamérica y también desde México hacia Estados Unidos es necesario un enfoque amplio e integral. El cierre de fronteras, la estigmatización de los migrantes, la acción represiva contra solicitantes de asilo, la detención de familias y niños indocumentados y las deportaciones a gran escala no resolverán el problema y sólo lo desviarán de modo temporal.

Ese oleaje, empujado por un deseo de sobrevivencia, volverá de nuevo mientras las condiciones dramáticas que lo impulsan permanezcan. Y en el caso del cambio climático estas presumiblemente perdurarán e incluso se agudizarán. Es por ello que estrategias solidarias integrales de escala internacional, que ofrezcan posibilidades de desarrollo económico y mitiguen esas circunstancias naturales adversas, resultan acuciantes.

La propuesta del nuevo presidente mexicano al respecto es por ello auspiciosa, pero sin una participación decidida y recursos cuantiosos de parte de Estados Unidos, el avance al respecto será limitado. Y no es claro aún en qué medida el gobierno de Donald Trump esté dispuesto a invertir de eso modo en el bienestar de otros países, dada su agenda de “Estados Unidos primero”.

En el fondo, con todo, esa inversión podría reportarle a Estados Unidos muchos beneficios internos, aminoraría las presiones migratorias que enfrenta y, sobre todo, propiciaría con sentido humanitario mejores condiciones para millones de personas.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

COMENTARIOS
×